Ir al contenido principal

Gabinete de Naturopatía Rosa García

Mi foto
Rosa Garcia
Tengo la gran fortuna de realizar un trabajo en el campo de la salud como naturópata. Trabajo a favor del proceso que el propio cuerpo establece para su equilibrio. Mi  objetivo es potenciar la capacidad de recuperación que todo ser humano tiene, de una manera individualizada y evaluando a la persona de una manera global. Reeducar al individuo para que adquiera un estilo de vida saludable y fomentar el autocuidado y la responsabilidad personal que implica la salud.

Como colegiada FENACO 2946 realizo sesiones de Naturopatía en el Gabinete de Naturopatía Rosa García (C/Vallespir, 169, Barcelona) y también por Skype. 


Añadir dulzor a nuestras vidas



Cuando piensas en la palabra “dulce” ¿Qué se te viene a la mente? Y no hablo sólo de postres, bollería, etc. ¿No sientes nada al pensar en el adjetivo “dulce”? Así es, el dulzor está directamente conectado con nuestros sentimientos. Puede que nos haga sentir más relajados, más abiertos a más opciones de vida, puede que nos genere el querer ir más despacio y saborear cada momento con intensidad, puede darnos confianza, estabilidad, bienestar o puede que nos conecte al amor. 
Seguir un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada no significa tener que renunciar al dulzor. Al contrario, una carencia de dulzor se traducirá en un mayor deseo de querer saciarnos con alimentos no saludables.
Por ello, hay que hacer algunas aclaraciones para que no nos falte el dulce en nuestras vidas y estar sanos tanto físicamente como emocionalmente.
     
El sabor dulce no es exclusivo de los postres:
 Lo podemos obtener en todos los platos.
    El uso de cremas dulces de verduras nos aportará el efecto de relajación y placer que necesitamos después de un intenso día de trabajo.
    Utilizar cereales integrales cocinados a fuego lento ya que se convertirán en azúcar de alta calidad (glucosa) cuando los mastiquemos.
   Las legumbres cocinadas con verduras dulces nos darán todos los nutrientes que necesitamos para un buen funcionamiento global de nuestro organismo.
  Tomar carbohidratos simples, vacíos y pobres (como el pan blanco) nos llevará a querer tomar más cantidad de azúcar en menor tiempo del que lo haría un cereal integral.
 Una nutrición pobre en proteínas hará que nuestro cuerpo desee más dulce. 


Pero sobretodo ten presente que si necesitas el dulzor a nivel emocional, por muchas galletas, chocolates y helados que comas, nunca llegarás a sentirte saciado. 
Lo mismo pasa si nos sentimos sin confianza o tristes en la vida. Tendremos que conectar con nuestro lado emocional para encontrar la solución en el lugar en el que reside el problema.
 
 

 
http://www.naturopatia-rosagarcia.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

REGULAR LA TIROIDES CON LA ALIMENTACION

Qué y cómo comer en el desayuno de un hotel

Estamos llegando ya hacia la mitad del verano, y aunque muchos ya habréis ido de vacaciones, otros tantos (entre los que me incluyo) estaréis deseando que llegue el día marcado en rojo en el calendario para coger las maletas e iros a vuestro destino vacacional. Sea cual sea tu destino, disfrútalo día a día, momento a momento y no caigas en la trampa de pensar en la vuelta al trabajo, ¡aún quedan días para ello! Y si ya lo ves muy cerca y quieres algunas claves para llevar la vuelta al trabajo de mejor manera, aquí te dejo un artículo en el que hablo sobre ello.


¿Dónde vas a dormir en tus vacaciones?
Si la respuesta es en un hotel, es más que probable que hayas escogido incluir desayuno en el paquete de la estancia, pues es cierto que suele resultar más económico que ir fuera. Y seamos claros: ¡Los desayunos de hotel son uno de los grandes placeres de la vida! Al menos yo, me levanto contentísima y con ganas de ver el buffet de desayuno y lo que puedo encontrar para cargar pilas, disfr…

Menopausia (positivamente) revolucionaria I: Las glándulas suprarrenales

Mi propia experiencia personal me ha enseñado mucho sobre la menopausia. Recuerdo que cuando empezaron los primeros síntomas me costó reconocerlos y, sin embargo, sabía que algo en mí no estaba funcionando de la misma manera: Mi cuerpo se comportaba diferente, mi mente estaba descontrolada y a la vez, extremadamente cansada, mi estado de ánimo fluctuaba, dormía mal y el apetito sexual variaba cada vez más. No me di cuenta de que estaba en la perimenopausia
¡Qué extraños momentos! De repente me sentía mil años más mayor y empezaba a cuestionarme el valor de mí misma. Perdía prácticamente mi identidad, como persona y como mujer. E incluso hasta como naturópata, porque... ¿Cómo podía ser que a mí, una persona que había cuidado siempre su alimentación, con consciencia corporal y mental, que había cuidado de mi alma, y con conocimientos de todo tipo a cerca del tema le estuviera afectando la menopausia (en ese momento perimenopausia) de esa manera?


Afortunadamente, a base de volver a conoc…