Ir al contenido principal

Gabinete de Naturopatía Rosa García

Mi foto
Rosa Garcia
Tengo la gran fortuna de realizar un trabajo en el campo de la salud como naturópata. Trabajo a favor del proceso que el propio cuerpo establece para su equilibrio. Mi  objetivo es potenciar la capacidad de recuperación que todo ser humano tiene, de una manera individualizada y evaluando a la persona de una manera global. Reeducar al individuo para que adquiera un estilo de vida saludable y fomentar el autocuidado y la responsabilidad personal que implica la salud.

Como colegiada FENACO 2946 realizo sesiones de Naturopatía en el Gabinete de Naturopatía Rosa García (C/Vallespir, 169, Barcelona) y también por Skype. 


SÍNDROME PREMENSTRUAL



Se define como un conjunto de alteraciones que acontecen entre 7-10 días antes de la menstruación y desaparece unas horas antes de reglar (no siempre).
En muchas mujeres, el SPM es reemplazado por dismenorrea (se considera que hay una alteración emocional importante).
Puede estar asociado a: desequilibrios hormonales, estancamiento circulatorio o energético, a infección; alteraciones psicosomáticas...
El desequilibrio hormonal suele ser lo más importante (aunque acompañado de alguna de otras causas que lo acentúan): Es frecuente en los desarreglos hormonales de la pre-menopausia (en este caso, el SPM puede durar más allá de la menstruación).Exceso de estrógenos con déficit de progesterona es una de las observaciones más frecuentes.Los estrógenos aumentan la retención de líquidos.Aumento de la concentración de prolactina.

SÍNTOMAS HABITUALES

Alteraciones del comportamiento: irritabilidad, tensión nerviosa, agitación, ira, insomnio, dificultad en la concentración, letargo, tristeza, depresión y fatiga intensa.

Retención de líquidos:  edema, aumento transitorio de peso, oliguria, congestión y dolor mamario. Dolor muscular (similar al de una gripe)...


Alteraciones digestivas: distensión abdominal, estreñimiento, náuseas, dispepsias, polifagia o anorexia.

Síntomas neurológicos y vasculares: cefaleas o migrañas, parestesias en las extremidades, tendencia a formar hematomas o sangrado de encías, palpitaciones cardíacas, congestión pélvica y sensación de pesadez
 
Otros: Agravamiento del acné (el aumento de la progesterona), manchas, alergias, candidiasis, epilepsia, hemorroides...

DIETA

  • Evita los alimentos que propician o agravan el proceso de SPM y dismenorrea:
Alimentos ricos en sustancias inflamatorias (carnes, lácteos); té, cacao; café; alcohol; coca-cola; etc.
  • Aporta alimentos que reducen los procesos inflamatorios o solucionan el malestar:
Alimentos digeribles fácilmente, poco flatulentos, para reducir la hinchazón abdominal.
Alimentos ricos en enzimas proteolíticas y de acción diurética. Como la piña fresca, los calabacines, los puerros, etc. De este modo se permite reducir la retención de líquidos.
Alimentos con elementos de acción antiinflamatoria global: magnesio, ácidos grasos esenciales, zinc y vitamina C. frutos secos crudos (almendras,nueces), salmón, semillas de chía, semillas de lino, aceite de onagra...
Alimentos ricos en betacarotenos, por su acción protectora de la mucosa genito-urinaria y reguladora hormonal. albaricoques, zanahoria, calabaza, papaya, mango..
Alimentos pre y probióticos, por favorecer el buen estado de la microbiota simbionte intestinal, para reducir la hinchazón y los gases intestinales que acompañan al SPM

HÁBITOS DE VIDA

  • Beber abundante agua para favorecer la depuración del organismo y evitar el acumulo de toxinas en el área ginecológica.
  • Llevar una actividad física regular y realizar ejercicios respiratorios con respiración abdominal para favorecer la salud del bajo vientre y evitar la congestión pélvica y la contracción uterina.
  • Realizar emplastos o masajes con productos tibios o calientes días previos y durante el periodo, para reducir la intensidad del dolor. Otra opción es por ejemplo utilizar compresas calientes abdominales, con agua y sal marina (o sal del himalaya).
  • Realizar baños de asiento e irrigaciones leves con aceites esenciales relajantes: mandarina, lavanda, ylang-yglan, sándalo, etc. Muy indicados para los espasmos uterinos: salvia, jazmín, melisa, cedro y enebro.
  • Actividades para abordar las emociones o la tensión psicoemocional subyacente. Por ejemplo yoga, chickung, tai-chi, danza oriental, etc. 
 http://www.naturopatia-rosagarcia.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

REGULAR LA TIROIDES CON LA ALIMENTACION

Qué y cómo comer en el desayuno de un hotel

Estamos llegando ya hacia la mitad del verano, y aunque muchos ya habréis ido de vacaciones, otros tantos (entre los que me incluyo) estaréis deseando que llegue el día marcado en rojo en el calendario para coger las maletas e iros a vuestro destino vacacional. Sea cual sea tu destino, disfrútalo día a día, momento a momento y no caigas en la trampa de pensar en la vuelta al trabajo, ¡aún quedan días para ello! Y si ya lo ves muy cerca y quieres algunas claves para llevar la vuelta al trabajo de mejor manera, aquí te dejo un artículo en el que hablo sobre ello.


¿Dónde vas a dormir en tus vacaciones?
Si la respuesta es en un hotel, es más que probable que hayas escogido incluir desayuno en el paquete de la estancia, pues es cierto que suele resultar más económico que ir fuera. Y seamos claros: ¡Los desayunos de hotel son uno de los grandes placeres de la vida! Al menos yo, me levanto contentísima y con ganas de ver el buffet de desayuno y lo que puedo encontrar para cargar pilas, disfr…

Menopausia (positivamente) revolucionaria I: Las glándulas suprarrenales

Mi propia experiencia personal me ha enseñado mucho sobre la menopausia. Recuerdo que cuando empezaron los primeros síntomas me costó reconocerlos y, sin embargo, sabía que algo en mí no estaba funcionando de la misma manera: Mi cuerpo se comportaba diferente, mi mente estaba descontrolada y a la vez, extremadamente cansada, mi estado de ánimo fluctuaba, dormía mal y el apetito sexual variaba cada vez más. No me di cuenta de que estaba en la perimenopausia
¡Qué extraños momentos! De repente me sentía mil años más mayor y empezaba a cuestionarme el valor de mí misma. Perdía prácticamente mi identidad, como persona y como mujer. E incluso hasta como naturópata, porque... ¿Cómo podía ser que a mí, una persona que había cuidado siempre su alimentación, con consciencia corporal y mental, que había cuidado de mi alma, y con conocimientos de todo tipo a cerca del tema le estuviera afectando la menopausia (en ese momento perimenopausia) de esa manera?


Afortunadamente, a base de volver a conoc…