Ir al contenido principal

Gabinete de Naturopatía Rosa García

Mi foto
Rosa Garcia
Tengo la gran fortuna de realizar un trabajo en el campo de la salud como naturópata. Trabajo a favor del proceso que el propio cuerpo establece para su equilibrio. Mi  objetivo es potenciar la capacidad de recuperación que todo ser humano tiene, de una manera individualizada y evaluando a la persona de una manera global. Reeducar al individuo para que adquiera un estilo de vida saludable y fomentar el autocuidado y la responsabilidad personal que implica la salud.

Como colegiada FENACO 2946 realizo sesiones de Naturopatía en el Gabinete de Naturopatía Rosa García (C/Vallespir, 169, Barcelona) y también por Skype. 


Los analgésicos: El principio de un círculo vicioso



El consumo de analgésicos, a menos que no sea absolutamente necesario en condiciones de dolor extremo, es un acto de supresión y destrucción de la inteligencia curativa del organismo.
Cuando está enfermo, el cuerpo puede requerir señales de dolor para provocar la respuesta inmunológica apropiada con vistas a eliminar las toxinas de una zona del cuerpo concreta y evitar que el individuo siga causándose daño.

El dolor no es una enfermedad y, por tanto, no debe ser tratado como tal. El dolor es la respuesta natural del organismo a la congestión y su posterior deshidratación o malnutrición de las células y los tejidos.
En la mayoría de los casos se produce dolor cuando una de las hormonas de <<primeros auxilios>> del cerebro, llamada histamina, se segrega en grandes cantidades y pasa por los nervios del dolor que se hallan cerca de una zona congestionada.

La repentina supresión del dolor es como cortar los cables de la alarma que protege una casa:
Cuando entre un ladrón en la casa nadie lo notará. Al cortar la comunicación con el cerebro, el cuerpo es incapaz de eliminar las toxinas y las proteínas sanguíneas que están retenidas, y el efecto destructivo de las mismas puede pasar inadvertido.

Los medicamentos contra el dolor no sólo mantienen al cuerpo en la ignorancia de un problema físico determinado, sino que además sabotean sus esfuerzos de curación. El consumo regular de analgésicos suprime la producción de endorfinas en el cerebro, además de causar dependencia con respecto a los fármacos. Esto también disminuye el nivel de tolerancia del cuerpo al dolor, haciendo que incluso los pequeños problemas de congestión resulten muy dolorosos.
Hay personas que han abusado tanto de su cuerpo en este sentido que sufren dolores crónicos, aunque la causa del problema sea realmente insignificante.

“Los fármacos pocas veces curan una enfermedad. Simplemente silencian la protesta de la naturaleza y atenúan las señales de peligro que ésta levanta en la vía de la trasgresión.
Cualquier veneno que penetra en el cuerpo pasa cuenta más tarde, aunque palie los síntomas actuales. Puede que el dolor desaparezca, pero el paciente queda en peores condiciones, aunque en ese momento no sea consciente de ello” Daniel H.Kress, médico.

La siguiente lista refleja soluciones alternativas para paliar el dolor sin interferir en los esfuerzos que hace el cuerpo para curarse a si mismo, todas ellas deben ser prescritas por un profesional de la Naturopatía


Boswelia: Es una hierba ayurvedica que alivia el dolor y mejora la movilidad de las personas con artritis, es también anticancerosa y antitumoral, además de reducir los niveles de lípidos en sangre.

Bromelaína: Es una enzima que se encuentra en el tronco de la piña, tiene efectos antiinflamatorios.

Cayena: En crema alivia el dolor de la zona afectada

Garra de diablo o Harpagofito: Calma los dolores de rodilla y cadera, No recomendado si se sufre cálculos biliares, acidez de estomago o ulceras.

Borraja (GLA ácido gamma-linolénico): Reduce la inflamación de las articulaciones

DHA y EPA (aceites grasos esenciales): Reducen la inflamación de articulaciones y activan la lubricidad.

MSM, Metilsulfonilmetano: Se trata de azufre orgánico que sirve de antiinflamatorio natural.

S-Adenosilmetionina: Evita la pérdida de agua en el cartílago, manteniendo las articulaciones más flexibles.

Precaución: Si se toma cualquiera de las sustancias citadas, conviene evitar el consumo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos, como la aspirina o el iburoprofeno, a fin de evitar reacciones adversas, siempre bajo la tutela de un profesional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

REGULAR LA TIROIDES CON LA ALIMENTACION

Qué y cómo comer en el desayuno de un hotel

Estamos llegando ya hacia la mitad del verano, y aunque muchos ya habréis ido de vacaciones, otros tantos (entre los que me incluyo) estaréis deseando que llegue el día marcado en rojo en el calendario para coger las maletas e iros a vuestro destino vacacional. Sea cual sea tu destino, disfrútalo día a día, momento a momento y no caigas en la trampa de pensar en la vuelta al trabajo, ¡aún quedan días para ello! Y si ya lo ves muy cerca y quieres algunas claves para llevar la vuelta al trabajo de mejor manera, aquí te dejo un artículo en el que hablo sobre ello.


¿Dónde vas a dormir en tus vacaciones?
Si la respuesta es en un hotel, es más que probable que hayas escogido incluir desayuno en el paquete de la estancia, pues es cierto que suele resultar más económico que ir fuera. Y seamos claros: ¡Los desayunos de hotel son uno de los grandes placeres de la vida! Al menos yo, me levanto contentísima y con ganas de ver el buffet de desayuno y lo que puedo encontrar para cargar pilas, disfr…

Menopausia (positivamente) revolucionaria I: Las glándulas suprarrenales

Mi propia experiencia personal me ha enseñado mucho sobre la menopausia. Recuerdo que cuando empezaron los primeros síntomas me costó reconocerlos y, sin embargo, sabía que algo en mí no estaba funcionando de la misma manera: Mi cuerpo se comportaba diferente, mi mente estaba descontrolada y a la vez, extremadamente cansada, mi estado de ánimo fluctuaba, dormía mal y el apetito sexual variaba cada vez más. No me di cuenta de que estaba en la perimenopausia
¡Qué extraños momentos! De repente me sentía mil años más mayor y empezaba a cuestionarme el valor de mí misma. Perdía prácticamente mi identidad, como persona y como mujer. E incluso hasta como naturópata, porque... ¿Cómo podía ser que a mí, una persona que había cuidado siempre su alimentación, con consciencia corporal y mental, que había cuidado de mi alma, y con conocimientos de todo tipo a cerca del tema le estuviera afectando la menopausia (en ese momento perimenopausia) de esa manera?


Afortunadamente, a base de volver a conoc…