Ir al contenido principal

Gabinete de Naturopatía Rosa García

Mi foto
Rosa Garcia
Tengo la gran fortuna de realizar un trabajo en el campo de la salud como naturópata. Trabajo a favor del proceso que el propio cuerpo establece para su equilibrio. Mi  objetivo es potenciar la capacidad de recuperación que todo ser humano tiene, de una manera individualizada y evaluando a la persona de una manera global. Reeducar al individuo para que adquiera un estilo de vida saludable y fomentar el autocuidado y la responsabilidad personal que implica la salud.

Como colegiada FENACO 2946 realizo sesiones de Naturopatía en el Gabinete de Naturopatía Rosa García (C/Vallespir, 169, Barcelona) y también por Skype. 


MEJORAR EL DOLOR DE GARGANTA , SUAVIZAR LA TOS Y LA AFONIA



PARA EL DOLOR DE GARGANTA
 
Para suavizar las mucosas inflamadas, aliviar el malestar y ayudar a recuperar el habla, se pueden utilizar los siguientes remedios. 
Gárgaras de salvia. Se echan dos cucharaditas de salvia en 250 mililitros de agua hirviendo. Se deja reposar diez minutos, se cuela y se añade una cucharadita de sal marina. Se hacen gárgaras tan a menudo como sea necesario.  
Cúrcuma en polvo. En caso de dolor de garganta, espolvorear cúrcuma sobre miel ecológica y tomar una cucharadita cada dos horas. 
Puerros contra la afonía. Una decocción de puerros ayuda a recuperar el habla. Se trocean dos puerros grandes y se ponen a hervir en un litro de agua durante 20 minutos. Luego se cuela el caldo y se bebe a lo largo del día. 
Compresas de agua fría. Antes de acostarse, se dobla una toalla de manos en tercios verticalmente, se moja en agua fría y se escurre. Se enrolla alrededor del cuello y, sobre ella, se enrolla a su vez otra toalla seca y se asegura el vendaje con una bufanda. Se retira al cabo de cuatro horas. Además, los comprimidos de olmo o infusiones también alivian el dolor de garganta. 

PARA SUAVIZAR LA TOS
Los siguientes remedios suavizan la molesta tos que a menudo trae consigo la congestión de las vías respiratorias. 
Hojas de orégano. Las infusiones de orégano, malva y tomillo suavizan la garganta y calman el picor y el dolor de garganta de la tos seca y pectoral. 
 Menta y malvavisco. Para combatir la tos por exceso de mucosidad, se echa en una taza de agua hirviendo una cucharadita de raíz de menta y malvavisco. Se tapa y se deja reposar 15 minutos antes de colarla.
 Jarabe de cebolla. Cuece durante tres horas en dos litros de agua un kilo de cebollas cortadas con 200 gramos de miel y 400 gramos de azúcar moreno. Deja enfriar, cuélalo y ponlo en una botella para que puedas disponer de él todo el invierno.
Tómate varias cucharadas al día. 
Sopa de tomillo. Se hierve durante tres minutos una rama de tomillo y luego se añade pan tostado integral, una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva 1ª prensión en frío.

http://www.naturopatia-rosagarcia.es/



Comentarios

Entradas populares de este blog

REGULAR LA TIROIDES CON LA ALIMENTACION

Qué y cómo comer en el desayuno de un hotel

Estamos llegando ya hacia la mitad del verano, y aunque muchos ya habréis ido de vacaciones, otros tantos (entre los que me incluyo) estaréis deseando que llegue el día marcado en rojo en el calendario para coger las maletas e iros a vuestro destino vacacional. Sea cual sea tu destino, disfrútalo día a día, momento a momento y no caigas en la trampa de pensar en la vuelta al trabajo, ¡aún quedan días para ello! Y si ya lo ves muy cerca y quieres algunas claves para llevar la vuelta al trabajo de mejor manera, aquí te dejo un artículo en el que hablo sobre ello.


¿Dónde vas a dormir en tus vacaciones?
Si la respuesta es en un hotel, es más que probable que hayas escogido incluir desayuno en el paquete de la estancia, pues es cierto que suele resultar más económico que ir fuera. Y seamos claros: ¡Los desayunos de hotel son uno de los grandes placeres de la vida! Al menos yo, me levanto contentísima y con ganas de ver el buffet de desayuno y lo que puedo encontrar para cargar pilas, disfr…

Menopausia (positivamente) revolucionaria I: Las glándulas suprarrenales

Mi propia experiencia personal me ha enseñado mucho sobre la menopausia. Recuerdo que cuando empezaron los primeros síntomas me costó reconocerlos y, sin embargo, sabía que algo en mí no estaba funcionando de la misma manera: Mi cuerpo se comportaba diferente, mi mente estaba descontrolada y a la vez, extremadamente cansada, mi estado de ánimo fluctuaba, dormía mal y el apetito sexual variaba cada vez más. No me di cuenta de que estaba en la perimenopausia
¡Qué extraños momentos! De repente me sentía mil años más mayor y empezaba a cuestionarme el valor de mí misma. Perdía prácticamente mi identidad, como persona y como mujer. E incluso hasta como naturópata, porque... ¿Cómo podía ser que a mí, una persona que había cuidado siempre su alimentación, con consciencia corporal y mental, que había cuidado de mi alma, y con conocimientos de todo tipo a cerca del tema le estuviera afectando la menopausia (en ese momento perimenopausia) de esa manera?


Afortunadamente, a base de volver a conoc…